El coche de Apple que lo cambiará todo en 2025

El coche de Apple que lo cambiará todo en 2025

Si las teorías son ciertas Apple tendrá en el mercado un coche autónomo en esta década que sorprenderá al mundo entero.

 

Entramos en 2020 y lo hacemos expectantes por ver qué nos depara el futuro y sobre todo por saber qué tiene entre manos Apple para los próximos años. La empresa de la manzana lleva unos últimos años bastante estable, un poco apagada y poco innovadora, síntomas posibles de que entre bambalinas está cociendo algo muy jugoso. Porque normalmente si estás trabajando en algo secreto lo que intentas es estar lo máximo posible en silencio para que nadie se percate de ello.

 

 

El rumor que tiene más fuerza y el que más nos gusta a nosotros, es el del coche autónomo. Apple comenzó a trabajar en un vehículo autónomo en el año 2014. No obstante, la entidad se encontró con numerosos problemas en su camino que llevaron a que el proyecto se viera entorpecido de forma progresiva. Se despidieron empleados, cambiaron ejecutivos, hubo problemas de liderazgo… no parecía el mejor entorno para crear una tecnología que cambiara el mercado de una manera radical. Aún así, en el año 2017 ya se estaba probando el coche en las oficinas de Apple conduciendo por los alrededores y obteniendo unos buenos resultados.

Después de ello hubo un silencio, una oscuridad y el desaparecimiento, al menos público, del proyecto. Todo quedó en segundo plano hasta que el analista Ming-Chi Kuo, conocido por su extensiva trayectoria relacionada con el análisis y las previsiones sobre Apple, dijera que el coche era real y que se lanzaría entre los años 2023 y 2025.

 

Desde entonces no se han registrado pruebas tangibles de la existencia del coche o del proyecto, pero se está hablando mucho sobre ello, tanto que comienza a parecer que se trata de una realidad auténtica que ocurrirá antes o después. Posiblemente más en 2025, que en 2023, dado que una iniciativa de estas características requiere tiempo. El proyecto de Apple será más profundo de lo que se pueda imaginar, muy avanzado y sorprendente, queriendo servir para el mercado de los automóviles de la misma manera en la que sirvió el iPhone en su época. Lo que busca Apple es entrar con fuerza en el mundo de los coches siendo una desconocida en el mismo, pero demostrando que tienen un gran equipo y unas excelentes ideas.

 

fog-3774626_1280

Por ese desconocimiento del mercado, por ser lo que el público no espera y lo que sorprende desde el primer día, Apple cree que puede conseguir el resultado espectacular que buscan. Simplemente quieren repetir la fórmula de la que hicieron uso en los móviles, pero con los coches. Y el concepto parece ideal desde el exterior, por lo que si trabajan en condiciones y se esfuerzan es muy probable que consigan su meta por lejana y complicada que parezca.

La oportunidad que tiene Apple por delante es muy sólida porque tal y como apuntó el propio Kuo, el mercado del automóvil está justo ahora redefiniéndose con nueva tecnología (lo mismo que pasó con los móviles en su momento), Apple se puede beneficiar de los servicios avanzados que está creando recientemente y terminar integrando todos sus dispositivos y herramientas alrededor del vehículo.

¿Qué se podría esperar de este coche? Lo primero es, como decíamos, que todo esté integrado. Los distintos servicios y herramientas digitales que tiene la empresa se verían interconectados con el coche. Quizá el vehículo no disponga de radio, porque lo que tendrá será un speaker que nos permitirá escuchar Apple Music. Y Siri podría servir para simplificar muchas de las tareas a las que estamos habituados en el automóvil, desde la consulta de mapas hasta el tiempo o los costes de los peajes que nos vayamos a encontrar camino al destino. Además, se habla sobre la presencia en el coche de un alto nivel de realidad aumentada. Desconocemos de qué manera, pero algunos rumores indican que el uso de la realidad aumentada se podría trasladar a pantallas que estén instaladas dentro del coche. Algo nos hace imaginar que podrían no ser pantallas, sino los propios cristales del vehículo que dispongan de pantalla y que esta se convierta en la responsable de mostrar el contenido de realidad aumentada.

Otros proyectos rumoreados que se atribuirían al coche incluyen puertas totalmente silenciosas, ausencia de volante al tratarse de un coche autónomo, distintos tipos de rueda o carrocerías más modernas y futuristas. Todavía hay mucho que perfilar, pero lo que es muy probable es que de existir el proyecto haga un uso muy avanzado de la realidad aumentada. Al fin y al cabo, en los últimos años parece que se está convirtiendo en el proyecto personal de Apple, que después de haber visto cómo años atrás Google dominaba la tecnología sin saber explotarla de forma comercial, ellos quieren ir más lejos y superarles. Aplicarla a su coche sería una buena manera de instaurarla como algo revolucionario y de interés general por parte tanto de seguidores de la empresa como de amantes de la tecnología.